El nivel de madurez «en la nube» de las empresas y organizaciones mejora cada día. En 2022, el 60 % de los datos corporativos residen en la nube (Zippia), lo que significa que la mayoría de las empresas ha optado por una solución en la nube para guardar sus datos más preciados, sobre todo por motivos de seguridad y fiabilidad.

Durante mucho tiempo, las empresas han protegido sus datos delicados en sus propias oficinas, en soportes físicos, como servidores, cintas magnéticas, etc. Algunas siguen recurriendo a estos soportes. Hay que reconocer que suelen tener un carácter tranquilizador: tener los datos guardados al alcance de la mano, en un sentido literal, crea la ilusión de seguridad palpable. Sin embargo, las divisiones de seguridad informática (DSI) son cada vez más conscientes de la importancia de los servidores externos para proteger los datos de su empresa, además de que son los más flexibles y los más seguros.

Nube privada, pública, híbrida o multinube: ¿cuál es la solución más adecuada para las necesidades de las DSI y, en general, para los objetivos de la empresa? Todo depende del uso que se le vaya a dar. En este artículo, descubrirá las grandes diferencias entre estas cuatro soluciones y qué ventajas aportan a las empresas, en función de sus prioridades.

Nube privada, pública, híbrida o multinube

Aceptar confiar sus datos a un prestatario para aprovechar las ventajas de la nube no es algo fácil. Las preocupaciones relativas a la seguridad siguen siendo un freno para muchas empresas. Sin embargo, es posible pasarse a la nube con total seguridad, siempre que elijamos la solución adaptada a nuestras necesidades. Entonces qué, ¿nube privada, nube pública, nube híbrida o multinube?

La nube, un mercado considerable

Un estudio de Markess by Exaegis prevé un crecimiento anual del 14 % para el mercado de la computación en la nube en Francia y un volumen de actividad total de alrededor de 27 000 millones de euros en 2025. A escala europea, este sector debería genera un volumen de negocios de en torno a los 560 000 millones de euros de aquí a 2030 (fuente gubernamental).

Se trata de un mercado considerable. En 2020 únicamente, el 61 % de las empresas migraron a la nube (Zippia). Según un estudio realizado por IT Infosys, esta migración viene dada, sobre todo, por la necesidad de integrar las tecnologías emergentes y por la competitividad. Para las empresas que deciden migrar, el objetivo es, ante todo, mejorar la experiencia cliente/usuario. Desean armonizar el entorno tecnológico en el que desarrollan su trabajo los empleados.

La nube llega a las empresas para quedarse

El SaaS (Software as a Service) se desarrolla considerablemente en el mundo, no solo en el ámbito de las innovaciones tecnológicas. Paralelamente, está surgiendo una oferta de servicios adicionales. Las aplicaciones SaaS se instalan de forma permanente en las pequeñas y grandes empresas. Hoy se imponen como las grandes palancas del desarrollo, tanto en cuanto a la externalización como a la simplificación y la aceleración de la actividad de las empresas.

Si la nube se impone cada vez más en las organizaciones, es importante que elijan la que realmente responde a sus necesidades. La nube privada, pública, híbrida o la multinube… Cada solución tiene sus propias ventajas y las DSI deben controlar los pormenores de las distintas soluciones cloud para tomar la mejor decisión para su organización.

Hacia la adopción masiva de las soluciones en la nube (privada, pública, híbrida o multinube)

Actualmente, son una minoría las empresas que han puesto todo su sistema de información en la nube. Si tenemos que dar crédito a algunos estudios recientes, la nube se volverá inevitable en un futuro próximo.

Según el último estudio de Gartner, en 2023, los gastos de TI ascenderán a 1300 millones de dólares en Europa, lo que representa un alza del 3,7 % con respecto al año anterior. Sin embargo, estos gastos estarán orientados en cada vez mayor medida hacia la nube: los expertos prevén que el 45 % de los presupuestos de TI de las empresas podrían dirigirse a soluciones en la nube de aquí a 2026 (Zippia). Hace unos años, Gartner ya había previsto que la nube se convertiría en la opción predeterminada para el despliegue de los programas en la empresa, y esta predicción está en curso de materialización.

De hecho, los editores han tomado buena nota de esta tendencia. Muchos proponen soluciones en línea para ir, poco a poco, abandonando las implementaciones en sus instalaciones (on premise).

¿Las empresas estarán 100 % en la nube el día de mañana?

Las empresas que no sigan esta tendencia, se arriesgan a ser muy minoritarias en un futuro próximo. Actualmente, muchas organizaciones optan por una adopción progresiva, y migran primero sus plataformas menos críticas.

La nube pública es una opción de implementación muy frecuente. El sitio lebigdata.fr define así la nube pública: «Los servicios de la nube pública se proporcionan en un entorno virtualizado, se construyen con recursos materiales compartidos y se puede acceder a ellos a través de una red pública».

La nube pública: flexibilidad para las empresas

En este ejemplo, los servidores y las aplicaciones son compartidos. Un prestatario externo posee y explota los recursos en la nube. Esta solución es especialmente interesante en términos de coste. La empresa no tiene que prever ningún gasto de infraestructura. Ya no tiene que preocuparse del mantenimiento, que queda en manos del proveedor del servicio. Este tipo de servicio ofrece a las empresas una capacidad de tratamiento de la que carecen internamente.

La nube pública permite afrontar los picos de actividad

La nube pública aporta, además, gran flexibilidad a las empresas. En efecto, permite afrontar los picos de actividad. Las empresas tienen la posibilidad de hacer que los recursos a su disposición cambien en función de sus necesidades. El estudio realizado por IT Infosys muestra que los dirigentes eligen esta solución por su capacidad de evolución y su disponibilidad.

La nube privada: la opción segura

Las empresas han sabido ver las ventajas que pueden obtener de la nube pública, pero muchas han optado por la nube privada por motivos de seguridad y conformidad reglamentaria. De hecho, la nube privada se basa en la individualización de los recursos y servicios. La seguridad es un elemento clave de esta solución. La empresa dispone de servidores y cajas HSM dedicadas, con un nivel óptimo de garantía de la confidencialidad de los datos. No es posible que se produzca una permeabilidad de datos hacia otros clientes. La utilización de un material dedicado añade una separación física, además de una separación lógica.

SecNumCloud y la nube privada: un dúo ganador

A principios de 2019, Oodrive se convirtió en el4 primer actor que obtuvo el visado de seguridad de la ANSSI a través de la calificación SecNumCloud (esta certificación se renovó en 2022, por tres años).

La nube privada cualificada SecNumCloud de Oodrive se apoya en una infraestructura dedicada que garantiza un acceso autentificado, analiza en tiempo real todas las actividades y permite asegurar la reanudación de la actividad.

Nube híbrida: una combinación de nube privada y pública

A veces, las empresas no se atreven con la nube pública, pero han adoptado la nube privada con más facilidad, porque esta solución está más cerca de su forma de funcionamiento interna. Sin embargo, suele ser más cara, porque las infraestructuras son dedicadas. Para no tener que elegir entre las dos soluciones, la nube híbrida resulta ser una buena opción para un número cada vez mayor de organizaciones. Sin embargo, los estudios muestran que una sola organización de cada cuatro dispone de los recursos necesarios para gestionar un entorno informático híbrido.

Con una solución híbrida, las empresas se quedan con lo más eficiente de los dos mundos. Así, se benefician de una gran flexibilidad y de una infraestructura adaptada a sus necesidades. De este modo, conservan el control de sus datos y sus aplicaciones más delicadas. Además, las empresas disfrutan de las ventajas de la nube pública en lo que se refiere a la flexibilidad y la disponibilidad.

Multinube: un enfoque multiservicio

La posibilidad de alojar una infraestructura virtual fuera de las propias instalaciones tiende a dinamizar los sistemas informáticos y ofrece a las DSI un abanico de opciones más amplio. De este modo, con el tiempo, surgió una cuarta solución en la nube: el enfoque multinube, que se basa en una variedad de servicios en la nube y prestatarios.

Una multinube consiste en el despliegue de múltiples soluciones en la nube del mismo tipo (exclusivamente nube privada o nube pública) procedentes de distintos proveedores, sin que los entornos estén interconectados. La multinube es diferente, por tanto, de la nube híbrida, porque en esta última se despliegan entornos en la nube diferenciados, pero interconectados. De hecho, todas las nubes híbridas son multinube, pero no todas las multinubes son nubes híbridas.

La adopción de un entorno multinube es el resultado de una voluntad o del azar. En el primer caso, la DSI quiere aprovechar soluciones en la nube diferentes, cada una de las cuales responde a un aspecto de la empresa concreto (control de los datos sensibles, almacenamiento redundante, proximidad del proveedor de la nube para asegurar una alta disponibilidad de los servicios, etc.). En el segundo caso, la multinube puede ser el resultado del «Shadow IT», cuando las herramientas desplegadas por recomendación de la DSI se vuelven demasiado importantes y requieren un controle exclusivo. Sin embargo, sea cual sea el caso, el enfoque multinube suele ser el elegido para optimizar el rendimiento y la seguridad.

Entonces, nube privada, pública, híbrida o multinube: ¿cuál es la solución que mejor se adapta a las necesidades de su empresa, desde la perspectiva de la DSI?

Inscription à la newsletter

Abonnez-vous pour recevoir toutes les actualités autour du numérique de confiance

newsletter.jpg
vague-newsletter.png
Inscription à la newsletter

Abonnez-vous pour recevoir toutes les actualités autour du numérique de confiance